Ciclo de conferencias Sismos 1985. Innovación Tecnológica y Visión Multidisciplinaria de la Ingeniería Sísmica. FES Acatlán, septiembre 2017

 

A una semana del sismo de M8.2 que sacudió al sureste del país, la comunidad universitaria se involucró en diversas actividades para apoyar a la población afectada, prueba de ello es que el Doctor Manuel Martínez Justo, Director de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán destacó las contribuciones técnicas y de investigación científica aportadas por ingenieros universitarios al Sistema Nacional de Protección Civil, durante la inauguración del ciclo de conferencias Sismos 1985. Innovación Tecnológica y Visión Multidisciplinaria de la Ingeniería Sísmica.

En el Auditorio I Gerardo Lizarriturri y Olagüe, destacó que después de la amarga experiencia del sismo del 19 de septiembre de 1985, comenzó un proceso en el diseño de políticas y programas para evitar al máximo posible, esa tragedia que todavía duele profundamente.

“Evento natural que dejó tras de sí, miles de víctimas y cuantiosos daños materiales. Pero también detonó un proceso de aprendizaje para afrontar los riesgos de habitar en una de las zonas con mayor actividad sísmica del mundo, a la que se suma una gran actividad volcánica”, refirió en su participación. Frentes a estudiantes, profesores y conferenciantes, el director de la FES Acatlán hizo hincapié en cuanto a las aportaciones hechas por la UNAM para construir y fortalecer el Sistema Nacional de Protección Civil, uno de los más avanzados del mundo.

Entre las contribuciones técnicas y de investigación científica de los ingenieros universitarios, citó la sobresaliente participación en el Servicio Sismológico Nacional y en el Monitoreo del Volcán Popocatépetl.

Al mismo tiempo, ponderó la ética y responsabilidad profesional de los universitarios para ampliar el conocimiento multidisciplinario sobre los fenómenos naturales y sus efectos en la sociedad. Por su parte, el doctor David de León Escobedo, presidente de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, invitado especial, aseguró que: “Nunca debemos bajar la guardia ante los sismos, ni con el daño acumulado. No debemos olvidar que el peligro está latente”.

También subrayó que aunque el más reciente sismo registrado fue de una décima más que el de 1985, por la distancia (propiamente el doble en kilómetros) del epicentro, no causó tantos daños en la Ciudad de México. La maestra Nora Goris Mayans, Secretaria General Académica; el doctor Felipe Cruz Díaz, coordinador de Investigación Multidisciplinaria; y la actuaria Luz María Lavín Alanís, Jefa de la División de Matemáticas e Ingeniería, asistieron a la inauguración.